Mi comienzo como veterinario de loros y aves exóticas

Al principio de estudiar la carrera de veterinaria empecé a decepcionarme pues empecé a ver que no era lo que yo esperaba.

Todo lo que escuchaba era sobre perros, gatos y vacas, pero nada de loros o aves exóticas. ¿Cuándo empezarían a hablar de estos animales? … loros, aves, conejos, hurones y esas cosas que a mi me apasionaban.

A partir de aquí vi claro que la especialidad de loros o animales exóticos no me la iban a enseñar en la facultad. Tampoco iba a aprender sobre ellos en los primeros años de carrera, por lo que empecé a diseñar un plan de estudios paralelo.

Estudios específicos sobre aves

Me apunté a cursos sobre aves, pero en la mayoría de ellas se hablaba de aves cinégéticas como perdices, faisanes o bien rapaces. Estas charlas eran muy interesantes, pero no se hablaba nada sobre loros, papagayos o aves exóticas, lo que yo ansiaba aprender.

Aprendí mucho sobre traumatismos y fracturas por caza o por golpes en los postes eléctricos de las rapaces. También aprendí mucho sobre intoxicaciones de aves acuáticas por plomo por perdigones. Si, aprendí que estos perdigones que no habían impactado en las aves hacían mucho daño a las aves acuáticas. Por ejemplo, los patos migratorios, al beber de estas charcas, se tragan los plomos quedando en sus estómagos.

A su vez aprendí mucho sobre enfermedades varias relacionadas con aves migratorias. Todo esto me gustaba, pero no saciaba mi curiosidad sobre loros en general o sobre la cría de pollos de loros. Tampoco aprendí nada para solventar los problemas reproductivos que tenían mis Ninfas en la terraza al poner huevos y no poder expulsarlos…

Todo sobre loros en el mejor sitio

Entonces es cuando descubrí que en España tenemos el mejor y mas importante zoo y centro de cría de loros posiblemente del mundo: El LOROPARQUE de Tenerife, en las islas Canarias.

Fue un gran descubrimiento, pero a la vez una gran frustración para un estudiante de segundo de veterinaria. En esa época (1987) los zoos eran muy reacios a dejar entrar a gente a ver o aprender lo que hacían. Hay que tener en cuenta que no existía internet ni la facilidad de comunicación que tenemos hoy en día. Así que para aprender sobre loros y sus hábitos era muy difícil.

Conocí un compañero de universidad mayor que yo que había estado trabajando en Loro Parque y me habló del sitio (gracias Tutusau por tu información). En ese momento lo tuve claro: yo quiero trabajar en Loro Parque y aprender todo lo posible.

Loro Parque de Tenerife, un sueño hecho realidad

Tenía tantas ganas de ir que empecé la técnica del “plasta” o “pesado” compulsivo con varias personas del parque. Envié múltiples solicitudes por carta al veterinario del centro y mismo al propietario de Loro Parque. En ellas pedía poder trabajar en el parque en verano como veterinario en prácticas fuese en las condiciones que fuese.

Así estuve unos meses intensos gastando dinero en sellos y sobres, hasta que lo conseguí. Recibí una carta muy divertida diciéndome que me esperaban en el mes de julio después de las clases. Querían que ayudara al veterinario del centro y que esperaban que fuese igual de trabajador que de pesado enviando cartas.

Así es como ese primer verano disfruté de una de las mejores experiencias como apasionado de las aves. Trabajaba con una colección de más de 15 mil Loros de casi todas las especies del mundo: Guacamayos Spix, Jacintos, Cacatuas negras…un sueño.

Estaba aprendiendo del mejor centro de cría artificial de Loros del mundo. Desde la extracción de los huevos a los padres, incubándolos artificialmente con incubadoras automáticas, a la alimentación y cuidados de los pollitos desde el primer día de su nacimiento. Un sueño hecho realidad.

Mi aventura en Loro Parque

Tengo que decir que ese primer verano fue duro ya que me tenía que financiar la estancia, los viajes y comidas (gracias papas por creer en mi. Imagino que por mi entusiasmo los siguientes veranos me dejaron dormir en las instalaciones del parque. Por fin formé parte de su plantilla y… ¡comía gratis! Creo que fue el Master de veterinaria acelerada en aves exóticas más provechoso que he recibido en toda mi vida.

Recuerdo que el último año de trabajar allí la Fundación Loro Parque creó la primera plaza internacional para estudiantes de veterinaria de manera oficial. El objetivo era que siempre hubiese un estudiante de veterinaria en prácticas dentro del equipo de veterinarios del parque.

En ese momento tuve la sensación de abrir una puerta para el resto de mis compañeros de profesión. Ellos tendrían que enviar una sola carta y sello para hacer realidad su sueño, ¡no todos los que tuve que enviar yo!

La Clínica Exótics, un reto personal

Cuando acabé la carrera de veterinaria escribí al dueño del Loro Parque para agradecerle su ayuda e informarle de que ya era veterinario. Él me contestó otra carta donde me ofrecía la posibilidad de formar parte del equipo veterinario del centro. Y ya no era como estudiante ¡sino como veterinario!

Le contesté muy agradecido que no me interesaba, pues había descubierto que tenía dos grandes aficiones. La primera era la de curar loros y aves exóticas en general. La segunda era ver la cara de agradecimiento y alivio de los propietarios de los loros cuando les devolvía su mascota curada. Eso en un zoo no pasaba pues los loros no tenían unos dueños detrás.

Había decidido montar la primera Clínica Especializada en Animales Exóticos de España. Y ese sueño lo tiré hacia adelante.

Entradas recientes

Comentarios recientes

    Categorías